Climáticamente neutral
Material sostenible
Envío gratuito a partir de 200 €
Pedido de muestras

Los niños como clientes en restaurantes

Como ya sabrás, en muchos casos los hijos influyen en el comportamiento de compra de sus padres. Esto puede llegar a hacer que los padres tengan en cuenta la opinión de los niños a la hora de elegir un restaurante en el que comer. Sin embargo, cabe preguntarse con cuánta frecuencia pensamos en los niños en la hostería y los percibimos como clientes de pleno derecho. Aquí te contamos cómo puedes satisfacer las necesidades de los más pequeños en tu restaurante o camión de comida y así tener a toda la familia contenta.

El poder adquisitivo indirecto: cómo influye el comportamiento de consumo de los más pequeños en las decisiones de sus padres

Aunque los niños no tengan un poder adquisitivo considerable, su opinión suele influir en cómo se gasta el presupuesto para comida de la familia. Un 62 % de los niños de entre 6 y 13 años participan en la toma de decisiones con respecto a la comida. Entre los niños en edad de preescolar, esta cifra es del 45 %. A la hora de elegir un restaurante, por tanto, es muy habitual que los padres se adapten a los deseos de los más pequeños de la casa. Las pequeñas adiciones que hacen especial al establecimiento y tienen a los niños contentos cada vez son más populares y suelen ser recordadas muy positivamente tanto por los niños como por sus padres. Para crear un entorno ideal para familias, solo son necesarios unos pocos recursos adicionales y unas inversiones pequeñas y sencillas.

No todos los restaurantes están equipados para los niños

"Mamá, me aburro": suma puntos teniendo a los niños ocupados

No hace falta ser padre para saber lo impacientes que pueden ser los niños, ¡sobre todo cuando tienen hambre! Pero, como te mostramos en los siguientes ejemplos, no es necesario poner en el menú de los niños figuritas de plástico (que además no son nada sostenibles) para tenerlos entretenidos:

  • Ofrece actividades para mantener a más pequeños ocupados durante las comidas, como salvamanteles (a ser posible de papel reciclado) o vasos de papel que se puedan pintar con ceras de colores. Los salvamanteles para pintar, un clásico que siempre funciona, también pueden utilizarse sin problema en los camiones de comida.
  • La pasta de modelar estilo plastilina (que se seque al aire libre) es ideal para mantener a los niños tranquilos en la mesa y sin que se manchen. ¡Y lo mejor de todo es que pueden llevarse a casa todo lo que modelen!
  • Para los niños un poco más mayores, los crucigramas con contenido didáctico son una opción estupenda. Si la identidad corporativa es importante para ti, puedes encargar una hoja con crucigramas diseñada especialmente para tu negocio. Si no, los crucigramas de la papelería también están muy bien.
  • Monta un rincón de juegos en tu establecimiento. Es importante elegir juguetes higiénicos y lavables que despierten el interés de los niños de todas las edades. Los juguetes de madera no solo son sostenibles, sino también robustos y duraderos (pero cuidado, asegúrate de que no tengan piezas pequeñas que puedan tragarse).
  • Los rincones para fotos, por su parte, no puedan faltar en las bodas o los bares de moda que se precien. Pero, ¿por qué ofrecerlo solo para los adultos, cuando la familia entera puede divertirse haciéndose fotos juntos? Lo único que necesitas es un rincón en el local en el que colocar una cámara con autodisparador (las hay baratísimas hoy en día). Y si además puedes poner el logotipo de tu empresa como fondo, todos se acordarán de lo bien que se lo pasaron en tu establecimiento.
Pintar para no aburrirse

"Papá, no me gusta": ¿qué cocina suele tener éxito entre los niños?

No todos los sabores son iguales. Y a menudo, servir servir a los más pequeños de la casa puede ser un auténtico reto. Aquí tienes algunos consejos para hacer que tu menú triunfe entre los niños:

  • Si tuvieras que esperar mucho tiempo hasta que te llegue la comida, también perderías el apetito, ¿no? Ofrece a los niños una pequeña  ración de degustación , para que los padres puedan disfrutar de su entrante tranquilamente y para que los pequeños también estén entretenidos. Además, así también podrán probar nuevos alimentos que seguramente no comerían en casa. Esto también es una idea estupenda en los camiones de comida. ¡A los padres les encantará!
  • El típico plato para niños con nombres pegadizos y elementos decorativos no es nuevo, pero a menudo le vendría bien un lavado de cara. Los dibujos animados de cuando sus padres eran pequeños resultan un tostón para los niños de hoy. No te quedes atrás y utiliza personajes de series infantiles actuales. Si te parece un poco complicado, una buena alternativa es utilizar nombres más neutros, como "Menú para princesas" o "Plato para piratas".
  • Pero el nombre no lo es todo, también deben ser agradables a la vista. Crea un menú atractivo que estimule la imaginación de los más pequeños. Por ejemplo, puedes servir las barritas de pescado en el "Plato para piratas" en un divertido estilo de  barco de madera .
  • ¿El zumo de naranja no suele gustar? Con una  pajita de papel de colores , ¡seguro que será todo un éxito!
  • Pero no solo los niños son exigentes, los padres también quieren lo mejor para ellos. Asegúrate de ofrecer una mezcla saludable en los platos para niños, que incluya suficiente fruta y verdura fresca. Además, puedes publicar el menú para niños en tu página web, para que los padres puedan mirar los ingredientes antes de ir al restaurante y asegurarse así de que no contengan alérgenos.
  • La forma de los platos y los cubiertos también puede ser especial para niños. Los diseños graciosos suelen hacerles mucha ilusión, por ejemplo los  platos con forma de osito .
  • El postre, por supuesto, es el plato más esperado para los pequeños comensales y puedes hacerlo más emocionante aún si tienen la oportunidad de "crearlo" ellos mismos. ¿Qué te parece servir el helado con diferentes toppings (a lo "Haz tu propio helado") o una fondue de chocolate para toda la familia?
Tortitas con el conocido diseño del ratón: éxito asegurado entre los más pequeños

"Abuela, no llego": gestos pequeños, pero muy efectivos

No solo es importante que los niños se sientan cómodos y estén contentos, los padres también quieren unas instalaciones que les hagan la vida más fácil. Como propietario de restaurante, estos son algunos de los puntos a tener en cuenta:

  • Ten a disposición tronas cómodas y limpias para los niños pequeños
  • Pregunta a los padres si necesitan algo para sus hijos, por ejemplo una mesa más grande para que quepan todos. Cuanto más espacio tengan los clientes, más libertad tanto para los padres como para los niños.
  • Instala un cambiador de pañales en el baño (de hombres y de mujeres)
  • Pon un pequeño taburete debajo del lavabo para que los niños puedan subirse a él y lavarse las manos fácilmente
  • Puntos extra si tienes un pañal para poder ofrecérselo a tus clientes en caso de emergencia
  • Forma al personal del restaurante sobre cómo tratar y dirigirse a los niños. El personal de servicio que ignora a los niños totalmente puede acabar creando un ambiente desagradable en la mesa.
Una trona ayuda a los niños a ser independientes y permite a los adultos estar más relajados en la mesa

"Cariño, es demasiado caro": ofertas inteligentes para ti y para tus clientes

Tener hijos no es precisamente barato, así que comer fuera de casa no siempre está en lo más alto de la lista de prioridades. Pero, ¿y si llenas las horas en las que el restaurante tiene menos actividad con ofertas especiales para familias?

  • Organiza eventos por las mañanas pensados especialmente para que vayan parejas con hijos. Una opción estupenda para solucionarle la mañana a los papás y las mamás y para aumentar tu facturación de manera regular.
  • También puede ser buena idea puede ser ofrecer un servicio de catering para fiestas de cumpleaños a precios más bajos de lunes a viernes
  • Ofrece una "happy hour para niños" en las horas de menos actividad con precios más baratos para niños
  • Otras propuestas creativas podrían ser tirar dados para decidir el precio del menú infantil o que los niños que vayan disfrazados en días como Halloween coman a mitad de precio.
Promoción de disfraces en el establecimiento

A modo de conclusión

No todos los restaurantes, cafeterías o festivales son adecuados para niños, ¡y no pasa nada! Sin embargo, si quieres atraer a la mayor cantidad de personas posible, tus ofertas tienen que ser adecuadas para diferentes perfiles de cliente.

Y ya lo sabes: si los niños no están contentos con tu establecimiento, los padres tampoco lo estarán. La clave es encontrar un buen equilibrio y tener una oferta que satisfaga tanto a los clientes adultos como a los más pequeños.

Niños felices, padres felices