Climáticamente neutral
Material sostenible
Envío gratuito a partir de 200 €
Pedido de muestras

El celofán

Celofán, celulosa regenerada, cristal celular... durante los últimos 1000 años, el celofán ha recibido muchos nombres distintos. Y es que sí, ya hace mucho tiempo que este material con propiedades especiales fue inventado. Aquí puedes leer por qué el celofán es una alternativa real al plástico tradicional y qué posibilidades ofrece.

La producción de celofán

El celofán se produce a partir de celulosa, que a su vez suele obtenerse de la madera. Para ello, la pulpa de madera (pasta de celulosa) se disuelve en sosa cáustica y disulfuro de carbono hasta obtener celulosa pura y transparente. A continuación, esta se mezcla con glicerina para obtener celofán.

Propiedades especiales del celofán

El celofán posee unas propiedades de barrera que son especialmente interesantes para la industria alimentaria. Se trata una membrana semipermeable. Esto significa que el celofán es impermeable a los líquidos, pero permite el paso del vapor de agua. Por tanto, los envases de celofán evitan que se forme condensación en el interior. Desgraciadamente, en la actualidad el celofán suele recubrirse de una capa de plástico a base de petróleo para reducir aún más la permeabilidad al vapor de agua. Esto supone un problema desde el punto de vista medioambiental, ya que el celofán en sí es biodegradable y compostable, pero al añadir un revestimiento estas propiedades desaparecen. Nuestros productos utilizan un recubrimiento de base biológica, que mantiene la biodegradabilidad del material. Además, el celofán es sellable, por lo que estos envases pueden cerrarse con una máquina selladora.

  • Biodegradable (EN 13432)
  • Sin petróleo
  • Impermeable al oxígeno
  • Permeable al vapor
  • Transparente

¿Cómo de sostenible es el celofán?

El celofán proviene al 100% de la madera, una materia prima renovable, por lo que es una alternativa sostenible a los plásticos derivados del petróleo. En particular si, como en nuestro caso, la madera utilizada procede de la silvicultura sostenible certificada. Además, el celofán sin recubrimiento añadido es biodegradable y compostable. Con todo esto, el celofán supera con creces a sus competidores basados en el petróleo en términos de sostenibilidad. Por desgracia, la producción de celofán no está subvencionada por el Estado ni es especialmente barata. Esto resulta en una disminución general de su demanda, reforzando así de nuevo la demanda de los productos a base de petróleo, más perjudiciales para el medio ambiente.

¿Y ahora?

Te invitamos a comprar nuestros productos de celofán, ya que solo así podremos garantizar que la demanda de este material y con ella, su producción, vuelvan a aumentar y que las alternativas más respetuosas con el medio ambiente también reciban apoyo estatal.

¿Echas de menos una estética sostenible en el celofán? En ese caso, echa un vistazo a nuestros productos de papel con ventana de visualización de PLA integrada. Estas permiten que el cliente vea directamente el contenido del envase.