Climáticamente neutral
Material sostenible
Envío gratuito a partir de 200 €
Pedido de muestras

Papel de cacao como alternativa sostenible

¿Qué te viene a la cabeza cuando piensas en cacao? Probablemente te vengan a la mente delicias dulces y de chocolate. Pero se pueden hacer más cosas con el cacao. El cacao no solo está rico, sino que también es muy práctico. ¿Has oído hablar del papel de cacao? Os explicaremos en qué consiste este material especialmente sostenible.

¿Cómo se fabrica el papel de cacao?

Claro que el chocolate es genial, pero ¿has utilizado alguna vez papel de cacao? El grano de cacao está rico y también es muy práctico, por naturaleza. Papel de hierba, de cáñamo o de cacao: actualmente, existen varias alternativas elaboradas a partir de materias primas naturales para fabricar papel o cartón. Al fin y al cabo, los materiales del medio ambiente son un recurso renovable. El papel de cacao se compone de los restos del grano de cacao y su producción es especialmente sostenible. El fruto del cacao necesita mucho calor y humedad, por lo que se cultiva alrededor del ecuador. Alrededor del 70% de la cosecha procede de África Occidental.

El grano de cacao, incluida la pulpa, se encuentra en el fruto del cacao, que se desprende fácilmente. Para llegar al grano puro, se tuesta. Durante el tueste, las cáscaras de cacao quedan como residuos. En un proceso especial, se obtienen fibras de cacao a partir de estas cáscaras. A continuación, estas fibras se mezclan con fibras de papel convencionales. El resultado es un papel con un tacto agradable y un aspecto atractivo. En el papel marrón se intercalan puntos oscuros, casi negros, lo que crea un aspecto inusual y también único que llamará la atención de tus clientes.

¿Cómo se puede utilizar el papel de cacao?

El papel de cacao es especialmente resistente al calor, por lo que resulta idóneo como molde desechable para hornear. Tenemos disponibles moldes de papel de cacao de diferentes formas, por ejemplo, para una tarta cuadrada o una quiche redonda. El exterior natural del envase soporta el delicioso contenido. El color terroso del material de embalaje utilizado garantiza una presentación atractiva e individual para magdalenas, tartas y demás. Además, el papel de alta calidad es apto para el congelador. Aunque es una idea tentadora: El papel de cacao no huele ni sabe a chocolate. No tiene ningún olor propio que pueda transferirse a los alimentos.

Aprovecha el poder de la naturaleza y prueba la alternativa sostenible. Envuelve tus delicias en papel de cacao marrón.