Climáticamente neutral
Material sostenible
Envío gratuito a partir de 200 €
Pedido de muestras

Compostabilidad según EN 13432 y NF T51-800:2015

A menudo, mencionamos que nuestros envases son biodegradables de conformidad con la norma EN 13432. Pero, ¿qué significa esto exactamente? Para que no tengas que leer una aburrida descripción de estas normas, aquí te explicamos lo más importante de forma breve y concisa.

¿Qué es la norma EN 13432?

La norma EN 13432 hace referencia a un procedimiento de prueba normalizado en Europa (EN). En este procedimiento, se comprueba la compostabilidad de un envase. Esta norma se aplica en todos los Estados miembros de la UE desde el 31/03/2001; en Alemania, el reglamento análogo lleva en vigor desde diciembre de 2000. En responsable de la certificación en este país es DIN CERTCO (el organismo certificador del Instituto Alemán de Normalización). Para obtener el certificado, un envase debe superar cinco procedimientos. En estos, todas las partes del envase deben superar los ensayos pertinentes. En el siguiente apartado puedes leer de qué procedimientos se trata.

Los cinco pasos para obtener el certificado de compostabilidad

  1. En el primer paso del procedimiento, se determinan los componentes exactos del envase y se constata si se cumplen los valores límite de metales pesados.
  2. Tras superar el primer ensayo, en el segundo se comprueba si el envase es biodegradable. Para este fin, debe acreditarse que el 90 % del material orgánico se convierte en CO2 tras 6 meses en un medio/ambiente acuoso.
  3. En el tercer paso, se examina la compostabilidad. Solo si queda menos del 10 % de la masa original de un envase después de 3 meses de compostaje – y de su posterior cribado fino – el envase de considera compostable.
  4. A continuación, en el cuarto paso, se lleva a cabo un ensayo práctico a fin de determinar si el compostaje del envase tiene un impacto negativo en todo el proceso.
  5. El procedimiento de prueba se concluye con el quinto paso, que consta de dos partes: el ensayo agronómico y el ensayo de ecotoxicidad. ¿El ensayo de qué? En el primero de estos, se trata de determinar qué efecto tiene el compost producido con el envase sobre el crecimiento de las plantas (agronomía = optimización de la agricultura) y, en el segundo, si contiene algún agente tóxico (= la toxicidad de una sustancia).

Los envases únicamente reciben el certificado si superan con éxito estos cinco pasos.

Principio de compromiso voluntario

Todo el procedimiento de prueba se lleva a cabo con base en un compromiso voluntario por parte de los fabricantes y, tanto en Alemania como en el resto de Europa, no constituye una obligación legal. Precisamente por eso, en muchos países europeos continúan aplicándose normas muy diferentes en relación con el uso y, sobre todo, el desecho o el reciclaje de productos de plástico biodegradables. La información sobre las normativas correspondientes puede solicitarse a las empresas certificadoras del país en cuestión.