Climáticamente neutral
Material sostenible
Envío gratuito a partir de 200 €
Pedido de muestras

Mejora la acústica de tu establecimiento

El ruido de los cubiertos, las conversaciones que van aumentando de volumen y el trajín de la cocina: todo el mundo conoce la típica escena de un restaurante. A algunos clientes les gusta que haya este ambientillo, mientras que otros preferirían una atmósfera más relajada mientras disfrutan de su cena. Así que, ¿qué puedes hacer? Te presentamos algunos consejos y sugerencias para optimizar la acústica de tu establecimiento, de modo que siempre cumplas con las expectativas de tus clientes.

El oído también es importante

Además de la carta y del servicio, el ambiente en tu restaurante también debe ser el adecuado. Pero no es tan fácil como suena, ya que en las cafeterías y restaurantes suele haber unos niveles de ruido considerables. Además del teléfono que suena, la lista de reproducción estridente y el ruido de la máquina de café, las risas y charlas de los clientes pueden acabar resultando bastante molestas. Llamar la atención a los clientes para que bajen la voz puede ser algo violento y, por supuesto, afectaría negativamente a los ingresos del negocio. Además, a menudo los clientes no pueden evitar levantar la voz debido al llamado efecto Lombard. Esto consiste en que, a causa del ruido de fondo, las personas aumentan el volumen automáticamente para que se les entienda mejor. Y dado que las frecuencias altas se imponen al ruido mejor que las frecuencias bajas, muchas personas también elevan su tono de voz. Esto da lugar a un auténtico círculo vicioso, en el que el nivel de ruido no deja de subir y la gente levanta la voz aún más para poder entenderse. Todo lo anterior puede resumirse en una palabra: ¡ruido!

Fiesta loca o cena a la luz de las velas: ¿cuál es la acústima más adecuada?

El ambiente adecuado para un local depende principalmente del tipo de establecimiento que tengas. ¿Es un bar, una cafetería, una pizzería o un restaurante con estrella Michelín? ¿Y qué esperan los clientes de su visita, una velada agradable, una cena de negocios o un ambiente de fiesta con amigos?

Vamos a poner un par de ejemplos para ilustrar las diferencias:

  1. En los bares de tapas de moda, los clientes esperan encontrar música latina de fondo, conversaciones animadas y quizá una pequeña pista de baile. En estos locales, los camareros se pasean entre pequeños grupos de mesas y hay una agradable sensación de comunidad. Para este tipo de establecimientos, lo mejor es que los sonidos sean absorbidos en todo el espacio, de modo que el ruido de fondo quede amortiguado. 
  2. En una cena romántica en un restaurante elegante, por el contrario, las parejas buscan intimar y mantener conversaciones personales. Para brindar toda la privacidad posible y crear un ambiente relajado, te recomendamos los separadores de espacios con una superficie suave. Pero ten cuidado, ya que colocar demasiados elementos acústicos puede resultar en un sonido sordo y embotado, por ejemplo en los bares de tapas.

Y no solo la ocasión es importante, también lo son las necesidades individuales de los clientes. Por ejemplo, es fundamental que pongas a las personas con audífonos en un rincón lo más tranquilo posible. Esto les permitirá sentirse a gusto y participar en las conversaciones que haya en su mesa.

Por fin hay silencio en el local; ¿cómo puedo reducir el ruido?

No todos los establecimientos tienen problemas con la acústica. Muchos edificios de nueva construcción ya vienen diseñados y decorados para interceptar y absorber el ruido. Sin embargo, los edificios antiguos o reconvertidos pueden plantear problemas específicos, en función del tamaño y los ángulos del espacio, de la altura del techo o del nivel sonoro.

A partir de un nivel de presión sonora de 45 dB(A), mantener una conversación normal se vuelve difícil; a partir de 50 dB(A) es necesario elevar el tono de voz y a partir de 50 dB(A) ya hay que hablar en voz alta. Como referencia, 70 db(A) viene a ser aproximadamente el volumen de una aspiradora encendida cuando está a un metro de distancia. Con un nivel de presión sonora superior a 80 dB(A) se crea lo que se conoce como "ambiente de estación de tren", que resulta muy incómodo para los clientes. Esto puede resultar estresante para todas las personas presentes y, en el peor de los casos, traer consigo una pérdida de facturación debido a unas estancias más breves o a un menor número de clientes.

También implementamos medidas para reducir el ruido en nuestras oficinas, ¡con elegantes motivos de ecobiopack, por supuesto!

greenbox akkustik Element in der Küche

Cuadro de tela con impresión fotográfica: ideal contra el ruido y agradable para la vista

greenbox Deckenpaneele und Trennwände

Paneles de techo con look de madera y paredes separadoras de tela verde

Wandbilder aus schall-absorbierendem Stoff

Cuadros de pared de tela absorbente del ruido

Medidas para reducir el ruido

Para que tus clientes no tengan que andar susurrando como si estuviesen en una biblioteca, te traemos una lista de medidas que puedes aplicar fácilmente:

  • Reducir el espacio
    Como regla general, cuanto mayor sea un espacio y menos equipamiento tenga, más ruidoso resultará. Por tanto, puedes utilizar jardineras o paredes separadoras para dividir el espacio en secciones más pequeñas. Esto permite que los grupos se sienten juntos con una mayor privacidad, a la vez que evita la propagación del sonido. Además, las paredes divisoras pueden moverse en cualquier momento, para que sigas siendo flexible a la hora de distribuir el espacio.
  • Utilizar las paredes y los techos
    Para reducir el tiempo de reverberación, también hay que trabajar en las paredes del local. Los reflejos acústicos son causados por paredes duras y techos altos, que reflejan las ondas sonoras. Los paneles de techo son ideales para compensar los efectos de eco de los espacios con techos altos. Si no te resulta posible colocar placas de techo de gran tamaño, puedes utilizar elementos acústicos como cubos de espuma. Las paredes desnudas y lisas con un look industrial son especialmente populares en los grandes locales. Lo malo es que las superficies duras de piedra, hormigón, vidrio, madera o plástico no pueden absorber las ondas sonoras, por lo que las reflejan. A fin de evitar este efecto de "ping-pong" entre las paredes, es recomendable utilizar materiales blandos; es decir, en lugar de espejos y cuadros en marcos de cristal, optar cuadros de gran formato con absorbentes / espuma acústica en la parte trasera. Puedes encargarlos por Internet, a menudo con los motivos que tú quieras, por ejemplo el logotipo o fotos de tu establecimiento. Además de la mejora visual y de la absorción del sonido, también puedes equipar los cuadros de tela con luces LED y utilizarlos para ocultar lugares que resulten menos estéticos, como la cubierta del cuadro eléctrico. La regla general es que al menos el 30 % de las superficies de cada espacio deben tener propiedades absorbentes del ruido.
Las jardineras como paredes divisorias reducen el espacio y brindan más privacidad

  • No olvidarse del suelo
    Las alfombras gruesas y mullidas son ideales para absorber el ruido y el impacto de las pisadas. El principal aspecto negativo es que son poco higiénicas, especialmente en entornos en los que se sirve comida. Algo que sí puedes hacer de forma rápida y económica es aplicar tapas de fieltro en las patas de las sillas. Con estas tapas, podrás olvidarte de los ruidos desagradables cuando los clientes se levantan de la silla.
  • Mobiliario y decoración
    Lo que hemos explicado sobre los demás elementos también se aplica al mobiliario del establecimiento: las texturas suaves, mullidas y desiguales reducen el nivel de ruido. Para este fin, son adecuados los cojines, el acolchado de asientos, las cortinas gruesas y pesadas y otros elementos decorativos, tales como las pantallas de lámparas con recubrimiento de tela Las superficies duras y lisas, como los muebles de cuero, madera o metal, deben combinarse con materiales textiles suaves. Si quieres optar por un look minimalista o industrial, puedes colocar elementos autoadhesivos amortiguadores del sonido debajo de las mesas y sillas, de modo que no sean visibles. Esto también contribuye a reducir el deterioro por tacto y desgaste.
  • El efecto de la luz, los colores y la música
    Los espacios con un look sobrio y frío suelen percibirse como más ruidosos, independientemente de que lo sean realmente o no. Para evitar este efecto psicológico, puedes elegir colores cálidos para las paredes y las luces. La música, por su parte, tampoco debería ser tabú y puede servir para "tapar" los ruidos molestos. Sin embargo, todo depende del volumen y del diseño del sonido, que deberá ser adecuado para el ambiente que desees conseguir.
Los cojines y los acolchados absorben el ruido y ofrecen un mayor confort

A modo de conclusión

Como ves, no es imprescindible contratar a un diseñador de interiores o un experto en acústica para tener el ruido bajo control, sino que puedes hacerlo por tu cuenta y a un bajo coste. Pero si no te importa dejarte algo más de dinero, un profesional podrá analizar la estructura de tu establecimiento, medir los tiempos de reverberación y ofrecerte una solución hecha a medida. También podrá informarte sobre la reglamentación contra incendios aplicable, que es obligatoria para los espacios comerciales. Para resumir: ya sea un restaurante elegante o un bar de tapas de moda, lo más importante es que crees un oasis de confort para tus clientes que esté a la altura del establecimiento, de modo que nada te impida ofrecer un ambiente agradable y una estancia de la máxima calidad.

La luz acogedora crea una atmósfera cálida y reconfortante