Climáticamente neutral
Material sostenible
Envío gratuito a partir de 200 €
Pedido de muestras

El bambú

Cuando se habla sobre el bambú, a menudo se piensa en plantas decorativas o en pantallas de privacidad para el balcón. Sin embargo, esta materia prima ofrece muchas más posibilidades que la decoración de jardines domésticos. Aquí puedes leer por qué el bambú es una materia prima tan sostenible y por qué se considera como "material del futuro".

El bambú: el oro verde del Lejano Oriente

La creencia errónea de que el bambú es un tipo de madera está muy extendida. No se trata de un árbol, sino que pertenece a la familia de las gramíneas. Las más de 1400 especies de bambú crecen en casi todo el planeta, a excepción de Europa y la Antártida. Las diferencias entre las especies van desde variedades con pequeñas matas hasta bosques de bambú de 40 metros de altura.

Aunque no es imposible cultivar arbustos de bambú individuales en jardines europeos, estas plantas crecen mejor en condiciones tropicales o subtropicales. Por este motivo, la materia prima procede tradicionalmente de Asia. Sin embargo, la planta es tan poco exigente que actualmente también se cultiva en algunos países de África.

El bambú es una de las plantas con un crecimiento más rápido en nuestro planeta y puede alcanzar una altura de diez metros en solo un mes. En algunas variedades, puede llegar a crecer hasta un metro por día. De esta forma, la planta que más tarde sirve de materia prima alcanza su tamaño completo al cabo de pocos meses. Sin embargo, el tallo se va volviendo leñoso con el paso de los años, llegando a estar completamente endurecido y utilizable pasados entre cinco y siete años.

Besondere Eigenschaften des Bambus

  • Biodegradable
  • Respetuoso con el clima al absorber grandes cantidades de CO2
  • Sostenible
  • Resistente a la humedad
  • Estable y robusto, pero ligero al mismo tiempo
  • Aspecto atractivo
  • Sabor neutro

Una planta maravillosa: dura como una piedra, resistente como el acero, ligera como una pluma

El bambú es un auténtico todoterreno. Su madera es densa y dura, a la vez que ligera y flexible. Esto hace que sea fácil trabajar con ella y que pueda utilizarse como materia prima para un gran número de productos. Además de muebles, accesorios de jardín y cepillos de dientes, ahora también se fabrican cuadros de bicicletas o tejidos con fibras de bambú. Ecobiopack también comercializa distintos productos de embalaje hechos de bambú. Estos incluyen brochetas de bambú natural, servilletas a prueba de desgarros o pajitas para beber, ideales tanto para bebidas calientes como frías.

¿Por qué el bambú es tan sostenible?

El bambú es un producto natural absolutamente sostenible. Gracias a su rápido crecimiento, la planta constituye un recurso infinito. Con su resistencia al desgaste y su estabilidad, el material también tiene una larga vida útil. No es casualidad que en China el bambú se considere como símbolo de firmeza y edad.

Otro argumento a favor de este material es que la planta requiere muy pocos recursos: el bambú es tan resistente que apenas necesita fertilizantes y pesticidas para crecer. Además, a diferencia de otras plantas cultivadas, el bambú no necesita métodos de riego artificial. Esto se debe, entre otras cosas, a su extenso sistema radicular. Además de absorber agua, el sistema radicular también sirve para formar nuevos brotes de forma constante. De esta forma, al cosechar un tallo no se mata toda la planta, como ocurre en la mayoría de las especies arbóreas. Esto significa que es posible recolectar grandes cantidades de bambú sin poner en peligro la población de la planta.

Además de procesarse como una fibra natural pura, el bambú también se utiliza como alternativa ecológica a los plásticos a base de petróleo. A diferencia del petróleo crudo, la planta de bambú es un recurso renovable, por lo que su obtención es mucho más respetuosa con el medio ambiente.

Y por si esto fuera poco, también almacena más dióxido de carbono y produce más oxígeno que los árboles. Por tanto, el bambú es una estrella climática y un auténtico multitalento.