Climáticamente neutral
Material sostenible
Envío gratuito a partir de 200 €
Pedido de muestras

Caña de azúcar

Al prensar la caña de azúcar, se producen unos residuos fibrosos que se conocen como bagazo. Lo que para algunos sería un residuo, para nosotros es un subproducto natural: el bagazo se emplea para fabricar p. ej. vajilla de bagazo (o vajilla de caña de azúcar) utilizando agua y aglutinantes naturales.

Pero, ¿qué es la caña de azúcar?

La caña de azúcar (Saccharum officinarum) pertenece a la familia de las gramíneas y crece en las zonas climáticas tropicales y subtropicales de nuestro planeta. Las plantas crecen hasta alcanzar una altura de aprox. 3 - 6 metros y sus tallos tienen un diámetro de 2 - 4,5 cm. Y es precisamente el interior de los tallos lo que hace especial a esta planta, ya que contiene azúcar (principalmente sacarosa). No solo le debe su nombre, sino también su popularidad y fama en todo el mundo, ya que esta planta proporciona la materia prima más importante para la producción de azúcar para uso doméstico. Para ello, las plantas de caña de azúcar se cosechan, se recogen y se prensan para transformar el jugo obtenido en azúcar de caña o jugo de caña de azúcar. A partir de 100 toneladas de caña de azúcar se producen unas 10 toneladas de azúcar y 34 toneladas de bagazo, que tan valioso es para nosotros. En lugar de quemar este "residuo", nuestros productores revalorizan el material y lo aprovechan para fabricar productos desechables respetuosos con el medio ambiente.

¿Y qué es exactamente el bagazo?

El bagazo es el nombre que reciben los residuos vegetales fibrosos que quedan tras el prensado de las cañas de azúcar durante la producción de azúcar. Por lo general, constan de un 40-60 % de celulosa, un 20-30 % de hemicelulosas y aprox. un 20 % de lignina. El bagazo se encuentra sobre todo en los principales países productores de azúcar, como Brasil, China o Tailandia.

Aunque el bagazo es lo que se conoce como un subproducto, para muchos continúa siendo un residuo. Esto se deba a que en el pasado se utilizaba principalmente como material combustible para las instalaciones de producción. De hecho, incluso en nuestros días, una parte del bagazo aún acaba en los hornos de las fábricas. Pero desde que se comenzaron a reciclar materiales, el bagazo también se ha revalorizado como material. En la actualidad, se utiliza para la fabricación de materiales de construcción, materiales de embalaje y vajillas desechables. También en la industria del papel, las fibras de caña de azúcar ya están sustituyendo en parte a los productos de papel a base de madera, como las servilletas, el papel higiénico y el cartón. A continuación, te explicamos paso a paso cómo las fibras simples de bagazo se convierten en productos desechables sostenibles de ecobiopack.

Etapas de producción de productos de bagazo

  1. Las fibras restantes de la caña de azúcar se almacenan en húmedo para eliminar las fibras cortas y los residuos de azúcar, ya que estos pueden dificultar el procesamiento subsiguiente.
  2. El bagazo se mezcla con agua en una batidora hasta que se forma una masa pastosa.
  3. Posteriormente se añaden aglutinantes naturales y agentes blanqueadores biodegradables. En este paso, si se desea, pueden añadirse aditivos adicionales. Sin embargo, dado que queremos obtener un producto lo más natural posible, ¡nuestros fabricantes omiten este paso!
  4. La masa pastosa de bagazo se vierte en un molde y se presiona para darle la forma deseada mediante alta presión y altas temperaturas.
  5. ¡Y listo! Los platos, cuencos y bandejas de menú de ecobiopack están listos para ser transportados hasta tu empresa y están deseando ser utilizados.

Propiedades especiales del bagazo

  • Es muy estable, robusto y no se dobla fácilmente
  • Tiene buenas propiedades térmicas, siendo apto para temperaturas de -25 °C a 220 °C
  • Es resistente al agua y a la grasa, por lo que también es apto para alimentos calientes y muy aceitosos o grasientos
  • Es totalmente biodegradable y compostable
  • Su desecho es neutral respecto al CO2

Sostenibilidad: de la naturaleza, de vuelta a la naturaleza

La planta de la caña de azúcar es un recurso que se renueva muy rápidamente y que no requiere la tala de bosques. Y es que, dado que es un subproducto de la producción de azúcar, el bagazo no necesita tierras de cultivo adicionales y, por tanto, no tiene ningún impacto en nuestros bosques. De hecho, se trata de una alternativa sostenible y respetuosa con el medio ambiente para la producción de papel, ya que se utiliza mucha menos energía para producir papel con este material que con fibras de madera. Los productos fabricados a partir de caña de azúcar acaban en la basura después de su uso, en ocasiones también en la naturaleza. Pero gracias a su biodegradabilidad (certificada según la norma EN13432 o US ASTM), estos productos se descomponen con relativa rapidez y se convierten en tierra. Esta tierra, a su vez, puede emplearse como medio de cultivo o como abono para nuevas plantas, completando así el ciclo.

Aunque como ya hemos comentado, con el bagazo no solo se fabrican productos desechables. A menudo, las fábricas utilizan el bagazo como combustible; este proceso también es mucho más respetuoso con el medio ambiente que quemar combustibles fósiles, ya que esto no solo produce CO2, sino también contaminantes tóxicos como monóxido de carbono y partículas finas. La combustión de bagazo, por el contrario, es neutral respecto al CO2, ya que únicamente se libera la cantidad de CO2 que las plantas han absorbido durante su crecimiento.